Cover of La Barraca

La Barraca

Auhtor: Vicente Blasco Ibez

Language: spanish
Published: 1925

Genres:

fiction and literature
Downloads: 119
eBook size: 421Kb

Review by C. F. Hill, April 2008


Rating: (***)
Copyright: Public Domain in the U.S.
Please check the copyright status in your country.

Summary of the Book 'La Barraca':

The Tent Dwellers is a book by Albert Bigelow Paine chronicling his travels through inland Nova Scotia on a trout fishing trip with Dr. Edward Eddie Breck and with guides Charles the Strong and Del the Stout one June in the early 1900s. Originally published in 1908 the book takes place in what is now Kejimkujik National Park (or Kedgeemakoogee as Paine spelled it) and the adjacent Tobeatic Game Reserve. The Reserve later became the Tobeatic Wildlife Management Area and in 1998 was included within the newly created Tobeatic Wilderness Area. Paine was well known in American literary circles at the time chiefly as the biographer of Mark Twain. Breck held a Ph. D. spoke five languages and was listed in Whos Who in America.

Excerpts from the Book 'La Barraca':


... para dicha traduccin, y no volv acordarme de l. Una maana, los diarios de Madrid anunciaron en sus telegramas de Pars que se haba publicado la traduccin ...
... les hubiese dicho ella y sus hermanas, acostumbradas vivir en su casa como reinas, que acabaran de aquel modo. Seor. Seor. Libradnos de una mala ...
... del to Barret, pues hasta en sueos se le apareca. El pobre labrador ocultaba sus penas su propia familia. Era un hombre animoso, de costumbres puras. ...
... le ofreci ayuda con una bondad paternal y conmovedora. Qu necesitaba para comprar otra bestia. cincuenta duros. Pues all estaba l para ayudarle, demostrando ...
... en la vega curas y alcaldes pusironse en movimiento para evitar tal vergenza. Uno del distrito sentndose en el cadalso. Y como Barret haba sido ...
... rocn, que pareca de la familia. Haba que proceder su cultivo estaban en San Martn, la poca de la siembra, y el labrador dividi la tierra roturada ...
... ver negros bultos que huan por las sendas inmediatas. Tema por su cosecha, por el trigo, que era la esperanza de la familia, y cuyo crecimiento seguan ...
... escaldndole los ojos pero pesar de esto, permaneca firme en su sitio, buscando en el fondo del agua hirviente los cabos sueltos de aquellas cpsulas ...
... rotos, pucheros desportillados y hasta objetos de vidrio, con los que manos previsoras queran cegar los baches de remoto origen. Roseta se mostraba ...
... aos no haba prisa todos los noviazgos de la huerta duraban una temporada as. Lo del casamiento haca volver Roseta la realidad. El da que su padre ...
... que no traen ustedes el estipendio prometido, y as no es posible la instruccin, ni puede procrear la ciencia, ni combatirse con desahogo la barbarie ...
... su dolor ante la madre, que, irritada por tantas contrariedades, se mostraba intratable, y ante el padre, que hablaba de hacerla pedazos si volva ...
... si los dos caones estaban cargados. Batistet se qued junto al caballo, intentando restaarle la sangre con su pauelo de la cabeza. Sinti miedo viendo ...
... orlada por la revuelta cabellera como un nimbo de oro. -Fill meu. Pobret meu.[20]. [20]-Hijo mo. Pobrecito mo. Y llor con toda su alma, ...
... extremos. Era la vega entera abrazando el cuerpo de aquel nio que tantas veces haba visto saltar por sus senderos como un pjaro, extendiendo sobre su ...
... que volaban un lado y otro en contradanza caprichosa, silbando agudamente, como si rayasen con sus alas el cristal azul del cielo zumbaban ...
... abrindose paso entre los cuerpos sudorosos y apretados, hasta verse en primera fila. Algunos espectadores estaban sentados en el suelo, con la mandbula ...
... con ojos de reto al grupo que rodeaba al cado Piment. Eran todos gente brava, pero parecan dominados por la fuerza de este hombre. Vindose en ...
... de la superficie, salvando el tiro de reserva. Y as continu la cacera humana, tientas, en la obscuridad unda, hasta que en una revuelta de la acequia ...
... JOS FRAPPA. Bajo la mirada de los dioses. REMY DE GOURMONT. Un corazn virginal. MYRIAM HARRY. La divina cancin. La muchachita de ...