Cover of Carlos Broschi

Carlos Broschi

Auhtor: Eugne Scribe

Language: spanish
Published: 1912

Genres:

fiction and literature,  history,  music
Downloads: 335
eBook size: 506Kb

Review by M. Erb, January 2005


Rating: (***)
Copyright: Public Domain in the U.S.
Please check the copyright status in your country.

Excerpts from the Book 'Carlos Broschi':

... esta fortuna, aun despus de mi muerte, Fernando, ser preciso devolverla. Me lo jura. Fo en su honor. Pero si esa persona no apareciese, todos esos bienes ...
... al pequeo Carlos, que era de mi edad, prximamente. Esperando su contestacin, Gerardo no respiraba y yo, plida y conmovida, temblaba de pies a cabeza. Agradablemente ...
... y hacanos concebir las ms halageas esperanzas. Algunas veces le vea ceder, a su pesar, a la inquietud, al dolor pero estos momentos eran pasajeros, ...
... y seguido de escuderos y picadores. Mi to, de pie y rodeado de todos sus criados, recibi en la escalera a un joven a quien abraz, conducindole ...
... que sufra su corazn. Nunca me dirigi una palabra, una mirada de amor pero la intensa emocin que le devoraba ponase de manifiesto en sus ojos, y una ...
... desea usted.-continu Carlos procurando disimular su enojo en mi presencia.-Le he sealado diez mil libras de pensin: quiere quince, quiere ms todava. -No, ...
... las playas de Sorrento vea aquella deliciosa campia que haba pertenecido al duque de Arcos y que nunca haba habitado. Carlos me aguardaba yo corra ...
... nos volvamos a encontrar reunidos en el castillo donde habamos pasado nuestra juventud en aquellos parajes, mudos testigos de nuestros placeres y de ...
... inters de Isabel. El alma de la joven, fcil de exaltar, concibi sin el menor trabajo el amor y la pena de Juanita porque, para ella, Carlos haba sido ...
... su hermana y en sus ideas novelescas miraba el claustro como un asilo seguro donde podra ser desgraciada a su gusto. El cardenal comprendi bien pronto ...
... de m su proteccin y su favor con tanta bajeza, que yo estaba avergonzado y Farinelli tambin pero s har mencin de que, para colocar a cada uno a su altura, ...
... coche, y que no poda prescindir de mi doncella. -Haces honor a tu sexo. la doncella. Vaya un motivo para que me prives de un sobrino a quien quiero, ...
... mismo. Su rostro, franco y expresivo, tena impresas las huellas del sufrimiento. La fatiga del viaje, o tal vez otras causas, haban empeorado su herida. Yo, ...
... quitndose el sombrero, como dices, cuando atraviesas el pueblo. No te separes de nosotros, hijo mo qudate al lado de tus amigos, de tus hermanas ...
... mismo: treinta y cinco aos que ha vivido realmente y veinticinco que ha disipado, suman sesenta. Y al decir esto se dispona a salir de la estancia. Yo ...
... desean conocer. Y cuando hubo saboreado lentamente un polvo de rap, como para tomarse tiempo de reunir sus recuerdos, el seor Baraton prosigui en esta ...
... no duerme usted. -Por qu.-dijo Judit ruborizndose-porque hay una idea que me atormenta constantemente. -Qu idea es esa. -La que tendr usted ...
... ser objeto de la atencin general. Eran los dos tan bellos, hacase forzoso admirarlos. Todo el mundo se volva al pasar por su lado, y exclamaba:. -Qu ...
... las de su to, todo se hundi en tres das, al hundirse la monarqua de Carlos X. El obispo no pudo resistir este desastre enfermo y apenado, quiso ...
... Adis, adis para siempre. Y se dispuso a abandonarla pero Judit le detuvo, asindole de una mano. -Hable, Judit hable por favor-exclam el pobre ...